Rápido, fácil y gratis

Crea tu página web ahora

Crea tu página web

clasificadoyempleo

DRESS CODE DE NEGOCIOS

Cada vez más compañías tratan de modernizar su código de vestimenta para adaptarlo a los nuevos tiempos y, también, para que sus empleados se sientan un poco más cómodos con el estilo que deben llevar para ir a trabajar. La apariencia de los trabajadores ha cambiado mucho en los últimos tiempos: hace apenas unos años, la concepción de un atuendo para el trabajo era mucho más uniforme y sin embargo ahora la definición de aquello correcto o adecuado es mucho más amplio y variado.

Poco a poco, el estilo business casual va ganando terreno, en la misma medida que las prácticas empresariales y la voluntad de generar satisfacción entre los trabajadores va calando entre los empresarios. Este estilo trata de mantener en cierta medida la formalidad requerida para el entorno laboral pero manteniendo al mismo tiempo una cierta naturalidad, evitando la impostura de los trajes habituales.

Algunas compañías, especialmente aquellas más creativas, aceptan este tipo de lookscualquier día de la semana, mientras que en otras se ha ido introduciendo el concepto casual friday, lo que significa que se permite un poco más de flexibilidad en el atuendo el último día de la semana.

Para acertar con este tipo de vestimenta, es necesario tener en cuenta que, pese a que se invita al trabajador a ir un poco más cómodo, no es apropiado ir vestido con atuendos propios de la playa, las vacaciones o el gimnasio; hay que evitar las bermudas, los escotes pronunciados, la ropa con la que se muestre parte de la barriga o la espalda o con la que se pueda ver la ropa interior.

Asimismo, hay que evitar camisetas o sudaderas con mensajes que puedan resultar groseros u ofensivos para alguno de nuestros compañeros. En cuanto al calzado, tampoco es apropiado llevar chanclas o similares. Asimismo, nuestro atuendo debe ser compatible en todos los sentidos con el trabajo en la oficina: debe estar limpio, sin arrugas y tener aire profesional.

En resumen, el estilo casual nos permite estar más a gusto en la oficina, pero siempre teniendo en cuenta que la imagen profesional que reflejemos con nuestra vestimenta no puede ser sacrificada en beneficio de la comodidad, por lo que es necesario que nuestro look siga proyectando profesionalidad.